Mudándose con el gato: cómo reducir el estrés

Consejos útiles e información para ayudarle a usted y a su gatito a afrontar una mudanza sin estrés y sin preocupaciones innecesarias

¿Tienes que moverte y no sabes cómo manejar esto con tu gato? Sólo respira. Juntos veremos algunos consejos útiles para mudarse con un gato.
Los gatos hacen fuertes conexiones con su entorno doméstico. También son muy habituales y pueden llegar a no afrontar los cambios. Por eso es que mudarse es potencialmente estresante para cualquier gatito.
Planificar su mudanza con antelación y hasta el último detalle le ayudará a vivir este momento tan estresante desde una perspectiva diferente.

Durante la fase de movimiento

No importa si ha contratado una empresa de mudanzas o si lo hará: durante el tiempo de «mudanza» es importante que su gato esté encerrado en una habitación, preferiblemente un dormitorio donde se sienta seguro. Ponga todos los accesorios de su gato en la habitación: cuenco, comida (bien cerrada, por favor!), bandeja sanitaria, juguetes para que su gatito sepa que está a salvo. Asegúrate de que las puertas y ventanas estén bien cerradas para evitar fugas inesperadas.

Cuando todas las habitaciones estén vacías y sólo la habitación donde está tu gato, pon a tu gatito en el transportín y vacía también la última habitación. Durante el viaje, tranquiliza a tu gato y cuando llegues a tu nueva casa ponlo de nuevo en el dormitorio.

Después de mudarse con un gato: llegar a su nuevo hogar

En este punto dale algo de comida: le ayudará a aclimatarse más rápido y a dejar de lado el estrés del viaje. Una vez que termine la merienda, su gato será libre de «estudiar» la nueva casa: asegúrese de que las puertas y ventanas estén cerradas, de lo contrario, deje a su gato en una habitación o en el transportín hasta que la nueva casa sea segura para él también.

Si su gato está especialmente asustado o asustada, considere la posibilidad de llevarlo a una casa de huéspedes para gatos o confiárselo a amigos y/o parientes durante los días de la mudanza.

El gato y la mudanza: consejos útiles

Los gatos no son todos iguales y pueden reaccionar de manera diferente a un movimiento. Una buena idea sería usar aerosoles para gatos que liberan feromonas. Gracias a estas sustancias, el gato se sentirá más tranquilo, calmado y cómodo.

Recomendado:  5 postes de rascado fáciles de limpiar

Consejos rápidos para ayudar a su gato a afrontar mejor una mudanza:

Si su gato está acostumbrado a salir, tómese unos días para «estudiar» el vecindario de su nuevo hogar: presencia de perros, presencia de parques o calles transitadas.

Por primera vez, mantenga a su gatito en casa y no lo deje salir: moverse es un estrés para los gatos y algunos pueden reaccionar mal y confundirse, incluso perder momentáneamente su sentido de la orientación.

Algunos gatos pueden tener mucho miedo al cambio: arregle una habitación donde su gatito pueda estar tranquilo los primeros días después de la mudanza: en algún momento saldrá a explorar su nuevo hogar.

Recuerde que el estrés que su gato puede experimentar es temporal: en un par de semanas todo estará bien! En todos los casos, recuerde no descuidar su rutina diaria con su gato: comida, juegos, abrazos…!