La figura del gato negro en la historia: los pueblos que lo amaban y los pueblos que lo temían

La historia del gato negro ha pasado por varios momentos oscuros durante la evolución del mundo que conocemos hoy en día. Nuestros amigos de pelo oscuro han sido considerados portadores de mala suerte por muchas culturas, pero también, y sobre todo, símbolos de buena suerte y buena suerte.

Durante algunos per√≠odos hist√≥ricos la figura del gato negro ha sido asociada varias veces con la brujer√≠a. De hecho, se pensaba que cada bruja ten√≠a un ¬ęayudante¬Ľ en forma de felino.

 gato negro supersticion

La Edad Media y las acusaciones de brujería para los gatos negros

Por esta razón, muchos gatos fueron exterminados en Europa durante la Edad Media. Fue precisamente el Papa Gregorio IX quien declaró, en su bula papal de 1233, que los gatos negros tenían vínculos con el diablo. Inició un exterminio sistemático de gatos que fueron torturados y quemados vivos. Algunos historiadores han formulado la hipótesis de que este proceso fue la causa del aumento de la población de ratones, permitiendo así la propagación de enfermedades en toda Europa.

Leyendas celtas y gatos negros

Desde Inglaterra e Irlanda llega la historia de Cat Sith, una criatura mitológica con la apariencia de un gato negro con una mancha blanca en el pecho. Mientras que algunos creían que Cat Sith era un hada, otros creían que la criatura era en cambio una bruja. Los gatos negros también han sido asociados con brujas a lo largo de la historia en Norteamérica.

El folclore incluye historias de brujas a las que les gustaba transformarse en gatos negros o tener felinos a su lado actuando en su nombre. La razón de esta creencia popular probablemente provenga de la naturaleza nocturna de los gatos y la capacidad natural y obvia del gato negro de ser casi invisible por la noche. Con el paso del tiempo, los rumores se han convertido en leyendas y luego se arraigan en las culturas de los pueblos.
Afortunadamente, casi todas estas creencias han desaparecido a lo largo de los a√Īos, salvo raras excepciones.

Recomendado:  5 juguetes para gato que no conocias

El antiguo Egipto y la adoración a los gatos

Ya desde la antig√ľedad muchas otras poblaciones ten√≠an una particular predilecci√≥n por los gatos, en particular amaban la figura del gato negro y cre√≠an en la buena fortuna que su presencia tra√≠a:
Antiguo Egipto: la gente rendía homenaje a Bastet, la diosa del gato que representaba la prosperidad y la verdad. Bastet fue a menudo descrito como una mujer con cabeza de felino, a menudo el color en el que se la representaba era oscuro o negro. Para ganar el favor de la diosa, las familias egipcias preferían los gatos negros como mascotas.

Los gatos como amuletos de la suerte en los barcos y amados en Japón

Otras culturas cre√≠an en la influencia positiva de estos felinos. Los marineros consideraban a los gatos como excelentes compa√Īeros en los viajes largos y su presencia se consideraba auspiciosa, adem√°s de √ļtil para la captura de ratones.

En Japón, los gatos negros son considerados a menudo como símbolos de buena suerte. De hecho, durante la era pre-moderna, los gatos representaban un símbolo de prosperidad y suerte en el mundo de los negocios y se les llamaba fuku neko (literalmente significa gato de la suerte). Los gatos negros en particular eran considerados un talismán contra la mala suerte o el peligro.

Consideraciones finales sobre el gato negro

Afortunadamente, con el paso de los a√Īos los rumores maliciosos sobre los gatos negros han desaparecido casi por completo.

gato negro historia

El amor por los animales y, en particular, por nuestros amigos los gatos negros era más fuerte que la maldad y los rumores que llevaron a considerarlo un símbolo de mala suerte.

Recomendado:  Juegos autom√°ticos para que los gatos se entretengan en nuestra ausencia

Sin duda el gato negro es un animal fascinante y elegante: quienes han tenido o tienen la suerte de tenerlo pueden confirmar que son felinos √ļnicos y valientes, como si llevaran el equipaje de sus antepasados menos afortunados. Depende de nosotros protegerlos y amarlos.