En lo que se refiere a los deseos, no se redacta nada. Hay personas a las que no les importa si el perro se marcha al sofá, y eso asimismo les agrada. Hasta entonces, hay otros que eligen que su mascota se acueste en cama. Si te identificas con el segundo conjunto y no lo sabes qué llevar a cabo para eludir que el perro se suba al sofá. En la mayoría de los casos, es simple persuadirlo de que no lo realice en el momento en que está en el hogar. Pero en el momento en que vas a trabajar, al perro le va bien. Bueno, o sea lo que hay que reparar.

No posiblemente supervise al perro en todo momento, con lo que es simple para adoptar hábitos incorrectos, como sentarse sobre el sofá. Lo que hay que llevar a cabo es trabajar en este accionar para corregirlo desde el primer instante.

Procedimiento por el que el perro aprende a no quedarse en el sofá

Los especialistas aconsejan lo siguiente para entrenar perros. Conoces a tu perro mejor que absolutamente nadie, conque toma un precio que aprecias especialmente, como ciertas cookies, por servirnos de un ejemplo. Por ende, ponga la guía tal y como si fuera a ofrecer un recorrido por la calle. El próximo paso es poner al perro en el sofá. En el momento en que concluya, afirme «no» con voz estable y tire de la guía. En el momento en que lo animes a proseguir y no lo realiza, dale la recompensa.

Es esencial que entrenes con todos y cada uno de los sofás que tienes en el hogar a fin de que el animal los identifique. No es un procedimiento prodigioso que ande de un día para otro. Tienes que practicarlo todos los días, hasta el momento en que surta efecto.

Recomendado:  ¿Quieres darle una pelota de tenis a tu perro? No es una buena idea

Mientras que el perro aprende a no subirse al sofá, mientras que está fuera de casa, puede llevarlo a cabo en la puerta de al costado para evitarlo. Coloca un poquito elementos en el sofá, como sillas pequeñas o muebles. Por ende, colócale una manta caso de que, aun si el animal sabe que no debería, acuéstate en el sofá. De esa forma, no se va a hacer ningún daño.

Y al final, no olvides adquirirle uno. cama correcta y colóquela cerca del sofá. Indudablemente deseará acostarse para estar junto a ti en el momento en que te sientes en el sofá. Lo más esencial es que seas incesante y directo en el momento de ofrecer órdenes y, evidentemente, toda la familia debe continuar exactamente las mismas reglas.

Etiquetado en: