Esto es muy expresivo perro es obviamente expresado por ladrar puede aumentar rápidamente la contaminación acústica. Entonces la ley de salud pública lo prevé “Ningún ruido en particular debe, por su duración, repetición o intensidad, dañar la tranquilidad del barrio o la salud de las personas en un lugar público o privado (…), ya sea por mediación de una persona (…) o por un animal bajo su responsabilidad «.
Por lo tanto, los ladridos no medidos caen en el Interrupciones en el vecindario puede hacer que el maestro sea legalmente culpable. De hecho, la ley establece que él es responsable de su mascota.

¿Por qué ladra mi perro?

Hay muchas razones por las que su perro puede ladrar y la mayoría de las veces son negativas. Esto se debe al origen de su mascota, su proximidad a el lobo explica que el ladrido se manifestó originalmente para anunciar el peligro. Sin embargo, el perro también puede expresar satisfacción en un contexto de afecto (caricia, excitación, ver a su dueño …), jugando o paseando.

Sin embargo, si cada animal es diferente y tiene su propio carácter, una raza es más propensa a ladrar que otra: es el caso, por ejemplo, de cuevas como perros de caza si el rottweiler se expresan sin excesos y que los Bassenji son más silenciosos.

Como dueño de su mascota, es su deber comprender su ladrido y distinguir los naturales de los que marcan un sufrimiento físico que puede resultar de una patología. En el primer caso, el perro deja de ladrar en cuanto se satisface su necesidad (hambre, sed, necesidad de actividad, etc.), lo que no ocurre en la segunda hipótesis, que luego requiere un cuidado especial. Sin embargo, si el veterinario no ve ningún problema de salud, es muy probable que el entrenamiento sea inadecuado.

Recomendado:  ¿Cómo proteger adecuadamente a tu perro en invierno?

La entrenamiento de caballos de hecho, es importante ya que también afecta la capacidad del animal para quedarse solo en casa por períodos de tiempo más largos o más cortos. Aburrimiento o agonía de soledad puede hacer que el perro ladre tras sonidos o estímulos visuales (transeúntes, etc.) o incluso sin excitación externa.

En tu ausencia, también puede realizar una misión tan natural como importante: defender su territorio. Entonces se comportará como uno de verdad perro guardián y ladra ante cualquier acercamiento que considere inapropiado.

¿Cómo puedo reducir los ladridos de mi perro?

Entrenamiento canino es importante porque muestra al animal que la posición dominante no le está siendo transferida. Realizado a una edad temprana, debe permitir al dueño Afirmar autoridad sin nunca usar la fuerza para una óptima relación de confianza. En ocasiones resulta una estrategia interesante jugar a la indiferencia al pedirle al animal que haga cumplir esta jerarquía.

La doma incluye el Órdenes básicas : recuerde, siéntese / acuéstese / párese, no se mueva y finalmente PARE. Cuando el perro está en la fase de aprendizaje, el proceso se acompaña idealmente de golosinas, juguetes y / o abrazos como recompensa. Esta técnica promueve el buen comportamiento y, por lo tanto, debe continuarse, especialmente si el animal se calma después de ladrar, por ejemplo.

Por otro lado, un perro cansado tiene poca energía para ladrar. Necesario para su bienestar, es tu deber Saca a tu mascota con regularidad Para que pueda moverse, la solución más sencilla sigue siendo caminar con una correa. Deportes para perros, como agilidad (Carrera de obstáculos) es otra forma de agotar a su perro a medida que lo mueve hacia adelante física, mental y relacionalmente.

Recomendado:  El resfriado en los perros: ¿Cómo tratarlo eficazmente?

¿Cómo puedo controlar los ladridos no deseados de mi mascota?

Si, a pesar de su entrenamiento, su perro continúa ladrando excesivamente en su ausencia puede utilizar un collar anti ladridos. Dependiendo del modelo, envía al animal un ligero impulso eléctrico, ultrasonido o nebulización si sus ladridos son repetidos y fuera de tiempo. Inofensivo e indoloro Corrige el mal comportamiento del animal, que se calma por la sensación de malestar que le produce el ladrido.

El problema se resuelve a la mitad una vez que se identifica el origen del ladrido, ya que es suficiente eliminar el factor posteriormente. Sin embargo, entrenar a su mascota sigue siendo esencial para evitar comportamientos indebidos y alentar a quienes le convienen con recompensas. Si el problema persiste, no dude en ponerse en contacto con un veterinario, entrenador o especialista en comportamiento canino.