El chocolate, aunque generalmente es seguro para los humanos, representa un peligro real para los perros.  A diferencia de nosotros, no pueden digerir eficazmente la teobromina, que se encuentra naturalmente en el cacao. En dosis altas, esta molécula es comparable a un veneno mortal.
Sin embargo, el chocolate es muy común de encontrar en nuestros hogares, especialmente en días festivos como Navidad o Semana Santa. Lamentablemente, muchos perros pagan el precio cada año, engañados por su codicia … Pero ¿y si le pasa a la tuya?

Primer paso: acudir a un veterinario

Hay muchos factores que pueden ayudar a medir el nivel de urgencia después de la ingestión, pero nada supera al diagnóstico y al consejo de un experto. Por lo tanto, una vez que vea los hechos, debe llamar a su veterinario de inmediato para que pueda analizar la situación. Este último, especialmente si ya conoce a su perro, puede decirle cuáles son los riesgos y qué hacer.
Si no ha atrapado a su mascota en el lugar pero tiene dudas, haga lo mismo. Es mejor prestar atención, el resultado podría ser fatal. Varios síntomas pueden ponerlo en alerta: vómitos, salivación, sibilancias, respiración rápida, temblores, etc. Advertencia.

Reúna la información que necesita para hacer un diagnóstico preciso

El cálculo del riesgo de su perro depende esencialmente de 3 factores. Luego, hágase las siguientes preguntas:
¿Cuánto cacao se ingirió? Más que el chocolate en sí, la concentración de teobromina por kilo determina la toxicidad de la dosis. Por ejemplo, el chocolate blanco, que es muy bajo en cacao, no representa una amenaza real para su mascota, mientras que el chocolate negro es muy peligroso.
¿Cuánto pesa mi perro? Asimismo, el tamaño del perro influirá mucho en la urgencia de la situación. De hecho, con la misma cantidad de cacao, será más o menos dañino según se trate de un perro pequeño como el Chihuahua o más bien un perro grande como San Bernardo.
¿Cuándo se comió el chocolate? Finalmente, también es importante saber cuándo ocurrieron los hechos. De hecho, la teobromina se esparce por el organismo muy rápidamente, después de 4 o 5 horas como máximo. Mejor intervenir antes de la fase crítica.
Tenga la seguridad de que con un tratamiento oportuno y dependiendo de la gravedad de la situación inicial, su amigo de cuatro patas puede volver a estar completamente sano. Después de eso, se deben tomar todas las precauciones posibles para evitar que la situación vuelva a suceder y siempre asegurarse de que cualquier fuente de chocolate esté fuera del alcance del perro.

Recomendado:  Facilitar la digestión de mi perro: proceso, consejos y explicaciones