Algunos perros no les gusta mojarse las patas y prefieren permanecer secos en el interior. Sin embargo, la caminata diaria, incluso en tiempo de lluvia, es fundamental para que tu mascota se estire un poco y se dedique a sus asuntos. Para que no se pierda nada, puedes acostumbrar a tu perro a la lluvia muy rápidamente. ¡Descubre consejos prácticos para que tu perro ya no le tema a la lluvia!

Perro de lluvia

No pierdas el entusiasmo

¡Estás listo para dar un paseo, pero tu perro no comparte este deseo en absoluto y realmente no quiere salir y mojarse! Así que demuestre todo su entusiasmo y traiga su juguete favorito o algunas golosinas para mantenerlo motivado.
Camine con calma como de costumbre e incluso si comienza a llorar o se queda quieto en su posición, ¡cálmele! Lánzale la pelota, dale unos caramelos y poco a poco su atención se distraerá con algo más que la temida lluvia.

Si tienes un amigo o vecino que tiene un perro más valiente que el tuyo, sugiérele que salgan a caminar juntos. Dado que su amigo camina bajo la lluvia sin dudarlo, su perro se animará y adoptará el mismo comportamiento.

Piensa en comprar un impermeable

A menudo, algunos perros son más cautelosos que otros y temen al mal tiempo. Si conoce el comportamiento de su fiel compañero, puede tratarlo adecuadamente con un impermeable de cintura para evitar mojarse y enfermarse. Hay muchos modelos con o sin capota.

Recomendado:  ¿Cómo puedo evitar que mi perro ladre cuando no estoy cerca?